Brujería y religión

Al hablar de supersticiones no puedo dejar de lado el tema que a mi más me gusta y, creo que el que mas superstición tiene, el de la brujería.

Las propias brujas ya son, en si mismas, un producto de la superstición, muy acusada en aquellos años oscuros de la Edad Media. Una superstición inculcada, en gran manera, por la Iglesia, que le convenía manipular la frágil mentalidad del pueblo llano a favor de una religión impuesta como única y verdadera.

De esta manera idearon una forma de meter miedo a aquellas personas que, guiadas por costumbres ancestrales heredadas de sus antepasados, todavía usaba de ritos paganos en su vida cotidiana.

brujeria

hermanas del chisme y el diablo Hans_Weiditz09

Por aquel entonces, el año acababa en toda Europa el 1 de Noviembre, día de Todos los Santos (día sagrado instituido el año 993 por el Abad de Cluny). Este día se ofrecían oraciones para aliviar el sufrimiento de las almas del Purgatorio. En Navidad se celebraba una gran fiesta religiosa seguida de ceremonias de fuego con las que se animaba al Sol a regresar .En la fiesta de la Purificación se celebraban las primeras nevadas, en Pascua se regalaban huevos (símbolo de la vida). En la víspera de San Juan (solsticio de verano) saltaban sobre las fogatas cogidos de la mano. El ciclo del año se completaba con los festivales de la fruta, a principios de septiembre llegando nuevamente a la celebración de Todos los Santos. Todas estas celebraciones han llegado hasta nuestros días sin apenas ningún cambio, algunas religiosas, otras paganas, pero todas forman parte de nuestra vida cotidiana y ya ni siquiera nos preguntamos de donde vienen, simplemente las disfrutamos.

calendario pagano

Pero por aquella época el disfrute se ve que estaba algo reñido con la religión, así que en el año 959 el rey Edgar proclamó:

“Cada sacerdote debe promocionar con gran celo el cristianismo, y buscar la extinción total de toda práctica pagana; de modo que han de prohibirse los actos celebrados en las fuentes y pozos, la necromancia, la adivinación y los encantamientos”.

Según esto se creía que había grupos que se mantenían apartados y celebraban ritos secretos. Sus danzas no podían ser toleradas por la Iglesia y se les consideraba brujos.

danzas paganas

La vida de la gente común de la Edad Media dependía de sus cosechas y del cuidado de sus animales. El epicentro de su vida estaba en la iglesia del pueblo, que generalmente se situaba sobre algún antiguo lugar sagrado, cuyo dios se había transformado en el santo de la comunidad, y como tal, los protegería a todos en la tierra y también en el cielo. Así que los campesinos empezaron a encontrar toda la magia que necesitaban en la misma Iglesia. No había más cultura entre aquella gente que lo que les contaba el sacerdote desde el púlpito o los cuentos que corrían de generación en generación. Todo su afán era realizar los ritos adecuados para así obtener la mayor ayuda posible de los santos en su vida cotidiana y después tener ganado el cielo.

Se veneraban reliquias sagradas, huesos y cabellos de santos y tantos fragmentos de la Vera Cruz que, de juntarse, harían un Monte Calvario entero. Pero la gente tenía fe en estas reliquias, necesitaba imperiosamente algo mágico en lo que creer y les estaban arrebatando todas sus creencias ancestrales. En sus cabezas se mezclaban la cristiandad y los cultos a la naturaleza, y a la Iglesia le resultaba imposible separarlos del todo. Sabían que se seguían haciendo rituales primitivos en las festividades a los santos, pero no hubo ninguna persecución por herejía en estos primeros años del milenio, aunque había informes de extraños sucesos: ganado que se curaba milagrosamente o que por el contrario caía muerto, o cosechas que se malograban a causa de encantamientos.

religion

En el s. XIII la herejía y la religión se habían convertido en algo obsesivo y el fanatismo hacía mella en la sociedad de esta época.

Una sociedad que veía el mundo dividido en dos grandes grupos bien definidos, santos y demonios, los cuales, aunque sea solo por si acaso, es necesario que estén, como mínimo tranquilos.

Por esto es lógico que cada pequeña comunidad, a fin de sentirse bien protegida, haya procurado disponer de dos interlocutores con lo sobrenatural, uno por cada bando: el sacerdote y la bruja.

Y aquí es donde entra la superstición popular, esa idea de que existen cosas o personas o incluso acciones que pueden traernos algún tipo de mal, pero que podemos evitar realizando algún rito especifico para ello.

Ceremonias como la del “salpas”, en la que el cura acompañado por un monaguillo salpica paredes, puertas y ventanas con sal mientras pronuncia unas palabras en latín, tienen por finalidad proteger las casas para que no entren en ellas las brujas.

En algunos pueblos de montaña, cerca de la iglesia todavía podemos ver el “comunidor”, un simple tejado sostenido por cuatro columnas desde donde el párroco imprecaba a las brujas, mientras que trataba, con sus oraciones, de abrir un agujero en las nubes cuando había peligro de granizo. Debemos apuntar aquí, que por aquellas épocas en las que se vivía fundamentalmente de lo que se cosechaba, el granizo era un mal que, sin encontrar motivo por el que Dios quisiera castigarles de esta manera, se achacaba a las brujas.

comunidor

Otro tipo de superstición relacionada con las brujas es la que relaciona a estas con cierto tipo de animales. Un ejemplo de estas creencias entre los s. XVI y XVII nos lo da William Shakespeare en “Macbeth”, al principio del acto IV, cuando las brujas cuecen su brebaje en el caldero, citan a los siguientes animales: el gato tigrado, el erizo, la arpía y, como primera autoridad, el sapo:

brujas macbeth

“Tu, sapo, que has estado

debajo del pedernal treinta y un días agazapado

y de veneno te hinchaste”

Estos mismos animales invocados en la obra de Shakespeare es la misma que aparece en la indumentaria de los diablos de las fiestas populares de algunas poblaciones o reproducido en figuras de plástico en el demonio que intercepta a la Virgen en su recorrido de retorno al santuario de la Balma.

Se cree también en algunas comarcas de Cataluña que las reses de color blanco son proclives a mantener relaciones carnales con las brujas. Por este motivo hay muchos payeses que se apresuran a vender o sacrificar sus terneras o cabras blancas.

Otro voto supersticioso se gana el gallo de color blanco que, se supone, esta conectado con los poderes ocultos, a parte de su papel premonitorio en los Evangelios, cantando cada vez que Pedro niega a su Maestro, en los bestiarios medievales se le da la facultad de intimidar al mismísimo león.

Y no sólo es la bruja capaz de mantener pactos con animales, también los establece con representantes del reino de las plantas, ya que, como todos sabemos, la bruja conoce a la perfección las propiedades de las hierbas, ya sea para realizar remedios que curan como ungüentos que matan. Encantamientos y formas de dominar la voluntad ajena son conseguidos por la bruja mediante combinaciones de hierbas que sólo ella conoce; añadiendo a estas facultades naturales rituales secretos o, circunstancias especiales en las que estas plantas han sido recolectadas para conseguir y provocar el encantamiento.

La superstición popular nos explica también las maneras por las que una persona normal puede llegar a convertirse en bruja. Concretamente en Cataluña hay cinco circunstancias que pueden provocar estas dotes tan carismáticas.

Tengan cuidado los que reúnan alguno de estos requisitos, porque lo más seguro es que sea tachado/a de bruja/o:

  • Las personas nacidas en cualquiera de los dos solsticios serán poseedores de máximos poderes sobrenaturales.
  • Quien haya nacido en Nochebuena o la noche de San Juan se ganaría el certificado de saludador. Estas personas, además, llevarán una cruz en el paladar y pueden curar con oraciones o mediante imposición de manos.
  • Los nacidos en la noche de San Judas  poseen una mancha rojiza en la garganta y se les conoce por el nombre de “xucladors” (chupadores). Pueden curar toda clase de heridas chupando la sangre enferma.
  • Los nacidos en Jueves Santo pueden curar con sólo decir una oración determinada para ese mal, que habrán de repetir siete o nueve veces. Estas oraciones sólo las conocen ellos y generalmente las habrán compuesto para su propio uso.
  • Los llamados “setens” (séptimos), es decir, el hijo séptimo de de siete hermanos o la hija séptima de siete hermanas. Estas personas son “elegidos” y no se lastiman aunque caigan desde gran altura o pueden tocar hierro candente sin quemarse, por dar algunos ejemplos. También están muy capacitadas para curar enfermedades, sobretodo las quemaduras o los mordiscos de perro rabioso.

En sociedades tan cerradas como lo fue la catalana hasta finales del primer tercio del s. XX, la producción de brujas estaba asegurada, sobre todo, porque si alguna criatura venia al mundo en alguna de estas circunstancias era informada en cuanto podía tener uso de razón de las virtudes especiales de las que era portadora y observada desde el momento de su nacimiento. Cualquier acto, por casual que fuera, en seguida se le buscaba alguna consecuencia por si fuera debido a esta condición y, ni que decir tiene, que se las sacaban.

Existen también diversos comportamientos que delatan a la bruja, como nos describe Salvador Vilarrasa en “La vida a pagès”:

“Si en las procesiones de letanías alguna vieja se queda atrás, es la bruja, y algunos la miran de reojo, cargándole la culpa si pasa granizo u ocurre otra calamidad, y es afortunada si no le hacen alguna mala partida, pues temen que con sus malas artes aún se vengaría y les perjudicaría más”.

Descubrir si hay alguna bruja tras la desgracia que se abate sobre una familia es algo muy fácil. Un método consistiría, en las horas en que hay una persona agonizante, llenar un plato con agua y echarle un chorrito de aceite. Entonces la capa de aceite irá componiendo el rostro de la bruja, sin que esta pueda evitarlo. Este hecho ha dado una expresión popular que todos conocemos, sería lo que vulgarmente llamamos “quedar retratado”.

Para protegerse contra sus amenazas, a parte de las oraciones, también se puede recurrir a una serie de gestos bastante útiles para tal fin. Según nos cuenta Joan Guillament

“Si alguna vez se pasa cerca de una bruja y uno se quiere proteger de su acción, sea de la mirad o de cualquier otro procedimiento, conviene hacer “la figa” (“el higo”).

figa

Esto consiste en cerrar el puño y hacer salir la punta del dedo pulgar entre el índice y el dedo corazón. Esto se ha de hacer a escondidas, con la mano en el bolsillo o bajo el delantal. Si en lugar de defenderse de una bruja se trata de un brujo, entonces se ha de hacer otro signo que consiste en contraer todos los dedos de la mano, menos el dedo corazón, que se mantiene extendido.

Creo que a todos nos suena este signo que hemos hecho alguna vez en nuestra vida, para hacer notar a alguien algún tipo de “molestia” hacia nuestra persona. Hoy en día utilizamos frases, dichos, símbolos… que hemos adaptado a nuestra vida cotidiana sin saber realmente de donde vienen o cual fue su origen. Y actuamos también de una forma supersticiosa y automática en muchas situaciones, y casi sin darnos cuenta de ello, como decir “Jesús” al estornudar o taparnos la boca al bostezar o santiguarnos al escuchar una tormenta.

Como he apuntado en un principio, la superstición popular se debate entre el cielo y el infierno o los buenos y los malos. Hemos puesto a las brujas en el lado infernal, toca ahora sacar el lado celestial y hablar un poquito de los santos.

El amplio abanico de personas que se han ganado el cielo por uno u otro motivo ha dotado a nuestro santoral con diferentes especializaciones para cada cualquier mal que en nuestra vida podamos encontrarnos.

Cada santo cuenta con una especialización que, por lo general, arranca de algún detalle en su biografía, la cual no necesariamente ha de ser fidedigna puesto que la Iglesia Católica, en las ocasiones históricas en las que ha creído necesario hacer limpieza, ha desautorizado públicamente muchas de estas vidas y las ha reducido a lo que son, pura fantasía.

Pero, dejando de lado lo que es o no es real, el hecho es que nuestras supersticiones hacen que nos encomendemos a uno u otro santo o santa para solucionar nuestros males.

De esta manera Santa Cecilia, por ejemplo, es la patrona de los músicos porque un biógrafo anónimo dice que, en su martirio, “elevaba cánticos al Señor en su corazón”.

santa cecilia

A modo meramente informativo se puede hacer un listado de diferentes santos que sirven como remedio para algunas enfermedades. En la crisis actual en la que estamos sumergidos, con los recortes en el área de sanidad, siempre es bueno tener recursos a mano. A falta de medicinas, buenos son Santos.

En la zona de Cataluña tenemos los siguientes:

PESTE: San Clemente (Parroquia de Fòrnols) San Jaime (Ermita de la Coma) Virgen de Lourdes (Capilla de Prats de Lluçanès) San Roque (Parroquia de Santa Maria de Corcó)

LEPRA: Sant Marçal (Ermita del Montseny)

sant marçal

Sant Marçal (Montseny)

RABIA: San Pedro (Aransís)

TUBERCULOSIS y TIFUS: San Sebastián (Parroquia de Oristà)

FIEBRE: San Alberto (Vic), San Marçal (Montseny) San Nazario (San Andreu de la Vola.

AMIGDALITIS: Sant Blai (Iglesia de SAnt Vicenç de Planoles)

SERVICIOS DE ASEPSIA: San Juan Bautista (Parroquia de Sant Joan d’Oló) San Luciano y San Marciano (Vic)

QUEMADURAS Y EXTREMIDADES: San Antonio Abad

PARALISIS: San Clemente (Parroquia de Fòrnols) Virgen del Coll, San Sebastián (Oristà)

FRACTURAS: Virgen del Far, San Sebastián (Oristà)

COJOS, TULLIDOS Y TARADOS: Virgen del Coll, San Isidro, Sant Marçal (Montseny) San Salvador de Horta (Iglesia de Santa Magdalena, Sant Feliu de Sasserra) San Sebastián (Oristà).

SORDERA: San Salvador d’Horta (Sant Feliu de Sasserra)

HABLA: San Bartolomé (Iglesia parroquial de Igualada) San Román (Parroquia de Aranyonet)

OFTALMOLOGÍA: San Bartolomé (Iglesia parroquial de Igualada) Santa Lucia (ermita de Sant Martí de Sobremunt) San Salvador d’Horta (Sant Feliu de Sasserra)

PICADURAS DE INSECTOS: San Bartolomé (Igualada) San Sebatián (Oristià)

MEDICINA GENERAL: Virgen de Cabrera, San Clemente (Fòrnols) Virgen del Coll, Virgen de La Gleva, Santa Maria Magdalena (Conangle de Salou) Virgen del Remedio (Santuario de Vic) Virgen de la Salud (Capilla de La Corba, valle de Ribes) San Salvador d’Horta (Sant Feliu de Sasserra).

santos y salud

Ni mucho menos están en este listado todos los “facultativos” ni todos los lugares donde podemos encontrarlos. Somos uno de los países con mas alto grado de santidad por kilometro cuadrado, sin embargo, todo este despliegue de tropa celestial no ha podido hacer retroceder a las huestes de la brujería. Se ve claramente que necesitamos de ambos lados y según nos convenga hablaremos ahora con unos y después con otros.

Vale más estar a bien con todos, por lo que pueda suceder.

Categorías: Superstición, brujas, leyendas y tradición. | Etiquetas: , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Lilith Von Alexander (ART)

Mundos imaginarios

PsicoWisdom

Conocimiento, Comprensión y Explicación Humana

EL HOGAR DE LA FANTASIA

Aqui puedes encontrar informacion sobre seres mitologicos

franciscojaviertostado.com

Historia, medicina y otras artes

Etnicográfica

Blog de Antropología simbólica y literaria de Patricia Quintero

Maestros contra el Mundo Moderno

Silvana de Prado, una Maestra contra lo peor del Mundo Moderno. Maestra de Educación Primaria aunque también trabajé en Educación Infantil, Pedagogía Terapéutica y Atención Educativa Domiciliaria. En cada una de las publicaciones de mi blog encontrarás algo de interés. Aunque la inmensa mayoría son de mi autoría hay también alguna colaboración puntual. Maestros contra el Mundo Moderno está aquí para decir NO a la estupidización de nuestra sociedad desde la tierna infancia. Lo peor de la pedagogía moderna tiene sus días contados y la regeneración pedagógica ya asoma por el horizonte...¿Estás en facebook? ¡Silvana de Prado también!. ¿Quieres colaborar enviando algún artículo, enlace o alguna de tus experiencias en la escuela que no gire en torno a las nuevas tecnologías? Si es así escribe a: silvanadeprado@gmail.com. ¡Hasta pronto!.

En la lista negra

Libros de terror y ensayo bizarro

Cosas del Vallès

"Com el Vallès no hi ha res"

Cultura Conectada

Magazín colaborativo de cultura contemporánea, creatividad y comunicación.

A %d blogueros les gusta esto: