Arte Maldito

calavera

Copy right Lilith von Alexander(Art)

Dar una definición de lo que es Arte es algo arduo complicado y no se ha podido llegar nunca a un acuerdo. A lo largo de la historia se han dado numerosas definiciones:

Tomás de Aquino dijo: «el arte es el recto ordenamiento de la razón»; «el arte es aquello que establece su propia regla» aseguró Schiller o «el arte es la libertad del genio» apuntaba Adolf Loos.

Y muy posiblemente todos tuvieran razón. Muchas veces el arte, la obra de un artista, adquiere vida propia y, carente de toda razón, escapa al orden establecido para establecer sus propias reglas y , de esta manera, liberar su genio.

El resultado es una obra viva, loca, desquiciada y muchas veces, maldita.

Podríamos encontrar obras denominadas malditas en cada una de las nueve clasificaciones en las que se divide lo que denominamos arte, pero voy a dar solo algunos ejemplos de los casos más representativos.

La música, el cuarto arte, esos sonidos que influyen en nuestro espíritu, en nuestro ánimo, de la que se dice, incluso, que amansa a las fieras, pero que igualmente sirve para incitar al suicidio como la canción “Gloomy Sunday” o el caso de “Helter Skelter” de los Beattles que inspiró los asesinatos de Charles Mason.

gloomy sunday

Led Zeppelin o Black Sabbath fueron acusados de satánicos y de insertar mensajes subliminales en sus canciones y hasta existe una maldición que hace que grandes músicos fallezcan a cierta edad: Janis Joplin, Jim Morrison, Jimy Hendrix, Kurt Kobain….

Y si las maldiciones vienen de la mano del diablo, no podemos olvidar a Paganini o el blusman Robert Johnson de los que se dice que debían su arte a pactos con el mismísimo príncipe de las tinieblas.

Pero me voy a centrar en la canción maldita  por excelencia “Gloomy Sunday” la que, según cuenta la leyenda, más veces fue escuchada por última vez en oídos de atormentados suicidas.

Esta canción fue compuesta en 1933 por el compositor húngaro Resco Seress y el poeta Laszlo Javor.

Cuentan las malas lenguas que este ultimo escribió la letra en recuerdo a su novia, que dejó escrito “triste domingo” como nota de despedida antes de suicidarse, aunque este dato es muy dudoso y tampoco hay datos que prueben que esta canción fue el detonante de un buen número de suicidios en Hungría antes de ser prohibida, según dicen, porque unas 17 personas hicieron referencia a este tema en sus notas de despedida o fueron encontradas muertas con la letra de este tema en sus manos.

Pero la canción viajó a Estados Unidos y allí se convirtió en un éxito amparada por esta leyenda negra que incluso llegó a engordarse hasta con cien suicidas y acabó siendo conocida como “La canción húngara del suicidio”. Se ha versionado en más de 80 ocasiones, siendo la de Billie Holliday la que más éxitos cosecho y con la que la maldición siguió viva ya que tenía el poder de hipnotizar a los amantes afligidos que tras escucharla no dudaban en quitarse la vida. Por lo cual, volvió a ser prohibida en Estados Unidos. Estos datos tampoco han podido probarse y forman parte de la leyenda, pero sea leyenda o realidad, en 1968 volvió a ponerse de moda cuando Rezso Seress se suicidó tirándose por una ventana.

Esta canción ha formado parte de la banda sonora de varias películas como “La caja Kovac”, del director español Daniel Monzón e incluso tiene su versión japonesa en “The suicide song”. El tema se puede escuchar también en la lista de Schlinder.

Antes de dar paso al séptimo arte, vamos a escuchar esta canción, disfrutad… y no se os ocurra suicidaros.

En lo que se refiere al séptimo arte, el cine, hay varias películas en las que los hechos reales han superado al terror de la ficción.

Este es el caso de “El Exorcista” en la que nueve personas murieron a lo largo del rodaje. Tres en un misterioso incendio y un guardia de seguridad murió en el escenario del dormitorio de Regan.

El director estaba tan empeñado en que los actores sintieran verdadero terror que incluso llegó a disparar un arma de fogueo haciéndoles creer que era real. Las constantes locuras del director junto con las “extrañas visiones” que aparecían en los rodajes, hizo que llegaran a necesitar de un verdadero exorcista para que limpiara el plató.

Exorcista

La postproducción se hizo en el 666 de la Quina Avenida, un golpe de publicidad que la convirtió en película de culto.

Pero las tragedias no terminaron con el rodaje de la película y un año después se estrenó en el teatro una adaptación en la que la actriz que interpretaba a la niña, Regan, bordó el papel en la noche de su debut. Al día siguiente no hubo representación, la protagonista había sido hallada muerta en su casa, en un charco de vómitos.

Otra película “maldita”, Poltergueist lanzó a la fama a la actriz que interpretaba a la hermana mayor, pero también fue a partir de este momento cuando su novio empezó a maltratarla, hasta que ese mismo año acabaron con la relación, cosa que enfureció al novio y un día irrumpió en su casa y arrastrándola al exterior la estranguló. No llegó a matarla pero quedó en coma y cinco días después le desconectaron el respirador que la mantenía con vida.

Poltergueist

La pequeña protagonista del film murió también de una misteriosa oclusión intestinal, algo muy raro en niñas de su edad, y fue enterrada en el mismo cementerio que su compañera.

En “La Profecía” el encargado de los efectos especiales tuvo un accidente de coche un viernes 13 y casualmente en el km. 66,6.

Y la película maldita más reciente es “The Dark Knight” que como ya sabemos supuso la muerte en trágicas circunstancias de Heath Ledger poco antes de su estreno, además de uno de los especialistas durante el rodaje. Y el mismo Morgan Freeman tuvo un accidente casi mortal no hace mucho.

The Dark Knight

Y no dejamos las artes escénicas, pues vamos a hablar del teatro, un mundillo lleno de supersticiones y no exento de obras “malditas”. Hay algunas que tanto directores como actores no harían ni locos. Es el caso de Macbeth, de William Shakespeare, la obra maldita por excelencia. Ni siquiera osan pronunciar este nombre, sobretodo en Inglaterra, cuando hablan de ella dicen “La Tragedia escocesa”.

Macbeth

La canciones de las hechiceras en Macbeth, se dice que son verdaderos hechizos, que van echando maldiciones a diestro y siniestro a los que participan en esta obra y hasta a los espectadores. Al actor que ose interpretar a Macbeth le caerá la ruina total y nunca podrá triunfar. Este fue el caso de Peter O’toole que interpretar este papel le supuso el peor momento de su carrera y un autentico fracaso.

Pero en España también tenemos obras malditas. La Tempestad, una zarzuela de Chapí, fue todo un éxito en 1882, pero todos los lugares donde se ha interpretado han caído en desgracia: representantes arruinados, directores sin obras… Hablar de La Tempestad es hablar de infortunio.la tempestad

En otra zarzuela, la Leyenda del Beso, encontramos una parte maldita, la llamada Romanza de la amapola. En esta escena una gitana llamada Amapola lee la mano del  protagonista, un joven noble llamado Mario, se dice que en esos momentos la mala suerte se apodera del actor y puede llegar a causarle un sin fin de desgracias y en ocasiones hasta la muerte. Esta parte en muchas ocasiones ha sido omitida, por miedo a las desgracias.

la leyenda del beso

Damos un salto al quinto arte, la pintura. En “El retrato de Dorian Gray” vemos como su protagonista desea que siempre mantenga en él el aspecto joven que tiene su retrato y no envejecer nunca. Y sus deseos se hacen realidad, a cambio, es el cuadro el que va asumiendo todas las arrugas y marcándose con los excesos de la mala vida de su dueño. Si la cara es el espejo del alma, el retrato se había convertido en el reflejo del alma de Dorian. Un cuadro vivo, la transmutación de la realidad en una imagen pintada en un lienzo, esto nos proponía Oscar Wilde en su obra. Pero si miramos en la realidad también encontramos cuadros “vivos”, obras malditas de la pintura marcadas por una oscura leyenda. Este es el caso de los cuadros de Bruno Amadio, que después de la guerra civil se creó una macabra fama.

 Bruno Amadio

Este autor, conocido como Bragolín, esta marcado con una leyenda negra. Harto de ser considerado un pintor mediocre, hizo un pacto con el diablo para poder conseguir fama en el mundo del arte. Así pintó su colección más famosa: Los niños llorones.

Según la leyenda, uno de estos niños era huérfano y, tras hacerle el retrato, el orfanato se quemó con el niño dentro. A raíz de este incidente, el alma del niño poseyó el cuadro, convirtiéndolo en maligno.

Otra teoría más realista es que, el autor, luchó en la segunda guerra mundial en el bando de Mussolini y decidió compensar el daño que había hecho el fascismo, expresando su dolor en sus cuadros, y no hay nada más triste y expresivo que la mirada de un niño.

En cuanto a la literatura, el sexto grado de las artes, podemos encontrar en toda su historia, textos malditos, algunos reales, otros sin embargo, producto de la más pura leyenda y por tanto inexistentes, pero que han dado tema de conversación y debate durante siglos, y nos ponen en la duda de si en realidad existieron alguna vez.

Podemos hablar de El Codex Gigas, también conocido como la Biblia del Diablo, uno de los libros malditos más antiguos que existen.

Biblia del Diablo

Según se cuenta, un monje recibió la ayuda del diablo para poder terminar este libro, ya que fue condenado a ser emparedado por un crimen de gravedad, y propuso hacer la obra en una sola noche y así expiar su pecado. Un compendio diabólico que incluso guarda imágenes muy detalladas del diablo, por lo que es conocido como La Biblia del Diablo.  El libro incluye el Antiguo Testamento, así como otros textos de gran valor histórico, como la “Chronica Boemorum” (Crónica de los Checos) redactada en latín en el siglo XII o escritos del historiador Flavio Josefo.

Hace más de 358 años fue incautado a los checos como botín de guerra por las tropas suecas del General Konigsmark tras la Guerra de los Treinta Años y se le considera el mayor manuscrito medieval que existe en el mundo.

Otro libro muy conocido, muy buscado y muy temido del que dicen se guarda una copia en la biblioteca Widener de la Universidad de Harvard, es el Al Azif. Aunque el manuscrito original se ha perdido, sabemos que fue escrito por el poeta yemenita Abdul Al-Hazred a principios del siglo VIII. Este libro contiene horripilantes fórmulas mágicas para invocar a seres demoníacos y da un conocimiento muy avanzado de la relación entre espacio y tiempo. Si os cuento que, a mediados del siglo X, la obra fue traducida al griego por Theodorus Philetas bajo el título de Necronomicón, ya sabéis de qué libro estamos hablando.

 Necronomicón

Un texto al que siempre se ha relacionado con macabros sacrificios del que se dice que existen cuatro copias y se asegura que varios fragmentos dispersos se han hallado en Simancas. En los últimos 80 años miles de investigadores han solicitado permiso a las instituciones que supuestamente atesoran este enigmático libro para poder consultar aunque solo fuera una pagina de esta obra maldita. Pero todo intento ha sido en vano , porque a pesar de las detalladas referencias que han transcendido del Necronomicón, éste sólo ha existido en la mente de su creador, el escritor Howard Philips Lovecraft, que lo mencionó por primera vez en 1922. Dicho de otra forma, nada de lo anterior es cierto.

Y con esto pasamos al primer arte, la arquitectura. El arte de fabricar edificios, lugares que guardaran entre sus paredes historias de la vida de sus moradores. Historias buenas y malas, historias de años, de siglos incluso. Lugares marcados por tragedias que van absorbiendo estas malas energías, convirtiéndolos en edificios encantados. Pero hay algunos que ya nacieron malditos.

La casa Dakota es uno de los edificios más emblemáticos de Nueva York situado en el numero 1 de la calle 72,  al oeste de Central Park,  rodeado de un halo de misterios y leyendas negras.

Comenzó a construirse en 1880 y fue terminado 4 años mas tarde. Su diseño corrió a cargo del arquitecto Henry Hardenberg , con un estilo renacentista alemán.

casa Dakota

Cuando se construyó estaba tan lejos de la ciudad que ni siquiera llegaba la electricidad  y se decía que parecía estar en Dakota de ahí su nombre. Aún así tuvo bastante éxito y se alquiló por completo.

Luego al ir creciendo la ciudad  los precios se dispararon  y le dieron  exclusividad al edificio, comenzando a ser habitado por personajes ilustres, algunos de ellos muy conocidos como  Judy Garland, Boris Karloff, Leonard Bernstein y Lauren Bacall. También ha sido residencia de famosos cantantes como John Lennon, Jennifer López, Marc Anthony, Bono y su esposa activista Ali Hewson, Sting, Paul Simon o Roberta Flack.

A principios del siglo XX estuvo viviendo en este edificio Aleister Crowley, considerado uno de los hombres más perversos del mundo, llevó a cabo varios rituales de magia negra dentro del edificio.

Por la misma época estuvo viviendo el actor de cine de terror Boris Karloff, el cual participó en impresionantes veladas de espiritismo.

También se dice que el sumo sacerdote de la brujería Wicca inglesa, Gerald Gardner, se alojó en este edificio cuando visitó Nueva York y celebró rituales mágicos en él. Polanski en el año 1968, se inspiró en él para el personaje del brujo maléfico coprotagonista de la película “La semilla del diablo”, película que rodó sus exteriores en este edificio el cual produjo el desequilibrio nervioso de la actriz protagonista Mia Farrow y la ruptura de esta con Frank Sinatra.

Diversos grupos de practicantes de la magia negra y de sectas satánicas se congregaron ante el edificio Dakota para amenazar a Polanski y su equipo e impedir que la película se llevara a cabo. Entre estos personajes se encontraba el tristemente célebre Charles Manson que en 1969 se hizo tristemente famoso por la matanza de Cielo Drive, en Hollywood, donde asesinaron a un grupo de personas, entre ellas a la actriz Sharon Tate, esposa de Polanski y a su bebe no nato atravesados por un tenedor.

Otra edificación famosa, curiosa y maldita es la mansión Winchester construida bajo las ordenes de Sarah, la viuda del  heredero de la Winchester Arms Company, al creer que  estaba bajo una maldición. Estaba convencida de que las armas creadas por la empresa familiar habían causado la muerte a miles de personas y sus almas buscaban venganza.

Pensó que su única oportunidad para vivir una vida normal era construir una casa de forma permanente. Si la casa nunca se terminaba, ningún fantasma podría instalarse en ella, además instaló una serie de “trampas” para atrapar o confundir a los espíritus. Hay puertas pequeñas o que no conducen a ninguna parte, y ventanas que dan al interior de la casa.

Sarah Winchester dedicó 38 años a hacer y deshacer habitaciones, puertas, escaleras y techos. Se cree que el desencadenante de esta rara obsesión se debe a la tristeza producida por  la muerte prematura de su hija, y poco después la de su marido.

mansión Winchester

Sin poder encontrar una razón natural para su tragedia, la buscó en lo sobrenatural. Y aconsejada por una médium de Boston, que le aseguró que  la pobre mujer estaba pagando las culpas de los Winchester,  decidió mudarse y hacer todo lo necesario para calmar a los espíritus malignos.

Si les construía una casa especial para ellos, estaría a salvo mientras duraran las obras. En caso contrario, según la médium, sería la siguiente víctima de la lista.

Sarah murió en 1922. Entonces la casa, que había llegado a tener entre 500 y 600 habitaciones, tenía 160 cuartos, con 2000 puertas, 10.000 ventanas, 47 hogares, 47 escaleras, 13 baños y 6 cocinas.

Es notable la obsesión con el número 13: hay 13 baños (al decimotercero se llega subiendo 13 escalones, y cuenta con 13 ventanas), todas las rejillas de desagüe tienen 13 agujeros, muchas ventanas están compuestas por 13 paneles, el pavimento de la entrada está dividido en 13 sectores, y en el dormitorio de Sarah hay un armario con 13 ganchos donde se colgaban 13 vestidos. Los que usaba durante sus sesiones de espiritismo. También 13 cúpulas de cristal, escaleras de 13 escalones y 13 partes en el testamento de la dueña de la casa, que fue firmado 13 veces.

En fin, que el arte es para disfrutarlo, es hermoso en todas sus vertientes, unas gustarán y otras no, pero todas tienen su punto mágico, especial.

PODÉIS ESCUCHAR ESTE TEMA EN:

http://www.ivoox.com/candil-insolito-1x05_md_1154632_1.mp3″ Ir a descargar

Categorías: Arte | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Lilith Von Alexander (ART)

Mundos imaginarios

PsicoWisdom

Conocimiento, Comprensión y Explicación Humana

EL HOGAR DE LA FANTASIA

Aqui puedes encontrar informacion sobre seres mitologicos

franciscojaviertostado.com

Historia, medicina y otras artes

Etnicográfica

Blog de Antropología simbólica y literaria de Patricia Quintero

Maestros contra el Mundo Moderno

Silvana de Prado, una Maestra contra lo peor del Mundo Moderno. Maestra de Educación Primaria aunque también trabajé en Educación Infantil, Pedagogía Terapéutica y Atención Educativa Domiciliaria. En cada una de las publicaciones de mi blog encontrarás algo de interés. Aunque la inmensa mayoría son de mi autoría hay también alguna colaboración puntual. Maestros contra el Mundo Moderno está aquí para decir NO a la estupidización de nuestra sociedad desde la tierna infancia. Lo peor de la pedagogía moderna tiene sus días contados y la regeneración pedagógica ya asoma por el horizonte...¿Estás en facebook? ¡Silvana de Prado también!. ¿Quieres colaborar enviando algún artículo, enlace o alguna de tus experiencias en la escuela que no gire en torno a las nuevas tecnologías? Si es así escribe a: silvanadeprado@gmail.com. ¡Hasta pronto!.

En la lista negra

Libros de terror y ensayo bizarro

Cosas del Vallès

"Com el Vallès no hi ha res"

Cultura Conectada

Magazín colaborativo de cultura contemporánea, creatividad y comunicación.

A %d blogueros les gusta esto: