¿Si todos los chinos se subieran a una escalera de dos metros y saltasen al mismo tiempo, cambiarían la órbita de la tierra?

chinos saltando

Escogemos a los chinos para realizar esta pregunta, por ser China el país más poblado del mundo y porque la imagen de más de mil doscientos millones de chinos saltando de una escalera a la vez es casi tan graciosa como la pregunta en cuestión.

La respuesta, evidentemente, es NO. ¿Pero existiría algún tipo de salto que lograra cambiar la órbita de la tierra? Si suponemos una población de 1.200 millones de chinos con un peso medio de 68 kg cada uno, su salto golpearía el suelo con una energía de 1,6 billones de julios (un julio no es mi vecino del quinto, solo es una unidad de energía 🙂 ) Sería similar a la energía liberada en un terremoto de 5 grados. Llevan ocurriendo terremotos de este tipo durante millones de años y no hay constancia de que hayan hecho variar la órbita terrestre.

Si no hay terremoto ni “saltimoto” que pueda cambiar la órbita, todos estos cálculos son irrelevantes. El planeta Tierra sigue girando alrededor del Sol porque cuenta con una cierta cantidad de masa combinada con una velocidad que le aportan una inercia y seguirá su curso junto con todo lo que esta adosado a él por la gravedad, incluidos un montón de chinos saltarines. Porque todos estamos dentro de un gran paquete de masa, y ningún tipo de salto puede cambiar la masa ni la velocidad del planeta. Es como si todos estuviéramos dentro de una nave espacial interconectada. No podríamos cambiar la velocidad de nuestro coche a base de empujar en el parabrisas ¿a qué no? Y tampoco lo podemos levantar empujando el techo por dentro.

Recordemos la tercera ley de Newton: “Para cada acción hay una reacción igual y opuesta” Habéis probado a empujar una pared de ladrillos? La pared devolverá el empuje, si no lo hiciera vuestras manos atravesarían la pared.

acción reacción

Volviendo a nuestros chinos saltarines, cuando aterrizaran sus pies golpearían el suelo con una fuerza determinada, pero al mismo tiempo el suelo golpeará sus pies con la misma fuerza en dirección opuesta. De este modo, y en respuesta a la pregunta inicial podemos decir que:

1) No hay ninguna fuerza neta que pueda afectar al movimiento del planeta y

2) Nuestros chinos lo único que han ganado es un buen dolor de pies.

Pero hay otra de esas preguntas tontas que nos solemos hacer y que ya casi es una leyenda urbana, la pregunta de “si estoy en un ascensor y de pronto se descuelga y cae, ¿si salto en el último momento se cancela el impacto?”

Como respuesta rápida podemos decir que si tu objetivo es llegar al final de la caída como una pluma, esto significaría tener que contrarrestar la velocidad de caída del ascensor saltando hacia arriba a la misma velocidad. Pongamos que el ascensor cae a unos 80 km/h. ¿Serías capaz de saltar a esta velocidad? Para hacernos una idea: los jugadores de baloncesto pueden saltar a unos 8 km/h. Creo que con esto queda suficientemente contestado.

Pero vamos a ampliar la respuesta un poco más. Vamos a trasladarnos al instante justo antes de romperse el cable del ascensor. ¿Os acordáis que antes, cuando hablábamos de los chinos saltando, he citado la tercera ley de Newton? Vamos a volver a aplicarla en este caso. Cuando estamos en el suelo de un ascensor y la gravedad tira de nosotros hacia el suelo, este tira hacia arriba con una fuerza exactamente igual. Es lo mismo que explicábamos de la pared, por esta razón no caemos por el hueco del ascensor atravesando el suelo. Lo mismo ocurre con la cabina del ascensor; en este caso es el cable tirando hacia arriba el que contrarresta la gravedad que tira de la cabina hacia abajo. Ni nosotros ni el ascensor caemos por el agujero y ambos nos movemos hacia arriba o hacia abajo a una velocidad controlada por el motor. Pero si el cable se parte, desaparecen la fuerza de tracción hacia arriba del cable y el empuje del suelo, quedando nosotros y el ascensor libres ante la fuerza de la gravedad, por lo tanto, caemos. Durante un pequeño instante nos sentiremos flotando “sin peso”, porque el empuje del suelo hacia nuestros pies habrá desaparecido y, tras este instante la gravedad vence y caemos junto al ascensor.

ascensor

En ese momento de “ausencia de peso” cuando el ascensor comienza a caer, lógicamente no hemos perdido ni un gramo de nuestro peso. Lo que perdemos es el “peso aparente”, simplemente no notamos el peso porque no estamos sobre algo para notar su presión en sentido contrario a nuestros pies. No nos asustemos porque todo eso de la caída de ascensores es muy hipotética y hoy en día es complicado que se rompan, aun en este caso, los dispositivos de seguridad evitarían que la cabina cayese más de un par de metros. Pero si sois aficionados a las montañas rusas, esa sensación de “flotar” que se nota cuando el vagón cae es la misma que se notaria en la caída de un ascensor. Se llama caída libre y los astronautas en órbita también la sienten.

caida libre

Categorías: Ciencia, Curiosidades | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Lilith Von Alexander (ART)

Mundos imaginarios

PsicoWisdom

Conocimiento, Comprensión y Explicación Humana

EL HOGAR DE LA FANTASIA

Aqui puedes encontrar informacion sobre seres mitologicos

franciscojaviertostado.com

Historia, medicina y otras artes

Etnicográfica

Blog de Antropología simbólica y literaria de Patricia Quintero

Maestros contra el Mundo Moderno

Silvana de Prado, una Maestra contra lo peor del Mundo Moderno. Maestra de Educación Primaria aunque también trabajé en Educación Infantil, Pedagogía Terapéutica y Atención Educativa Domiciliaria. En cada una de las publicaciones de mi blog encontrarás algo de interés. Aunque la inmensa mayoría son de mi autoría hay también alguna colaboración puntual. Maestros contra el Mundo Moderno está aquí para decir NO a la estupidización de nuestra sociedad desde la tierna infancia. Lo peor de la pedagogía moderna tiene sus días contados y la regeneración pedagógica ya asoma por el horizonte...¿Estás en facebook? ¡Silvana de Prado también!. ¿Quieres colaborar enviando algún artículo, enlace o alguna de tus experiencias en la escuela que no gire en torno a las nuevas tecnologías? Si es así escribe a: silvanadeprado@gmail.com. ¡Hasta pronto!.

En la lista negra

Libros de terror y ensayo bizarro

Cosas del Vallès

"Com el Vallès no hi ha res"

Cultura Conectada

Magazín colaborativo de cultura contemporánea, creatividad y comunicación.

A %d blogueros les gusta esto: