El médico de la gracia.

Tenemos en España bonitas tradiciones paganas que aún perduran como las de la “noche de San Juan”, una mezcla mágico religiosa que en realidad es un culto al solsticio de verano.

Pero cuando el pueblo empieza a adquirir conciencia de una “cristianización”, aunque subsistan muchas reminiscencias del paganismo, en esta etapa de adaptación a las nuevas creencias, es lógico que arraigue en la crédula mente de las gentes la presencia del demonio y, los ritos que antes eran bacanales, orgías y lupercales como culto a Baco, Eros o Príapo, ahora se convierte en “aquelarres”, una práctica brujeril perseguida y condenada.

aquelarres

Se daba por aquellas épocas un ambiente tambien bastante favorable ya que se creía firmemente en la astrología, en agueros y presagios y se concedia una gran confianza a los exorcistas o conjuradores de demonios y, sobretodo había muchísimo miedo que aderezado con la sugestión colectiva, acababa admitiendo lo fantasmagórico y sobrenatural como artículo de fe.

Vemos reyes como Felipe IV y Carlos II que estaban hechizados, y posesos y posesas abundaban como la mala hierba y todo este problema psicopatológico se ve justificado por el ambiente propicio de la época, colmado de supersticiones y lleno de prejuicios y creencias erróneas capaces de influir en personas, víctimas a menudo, de un histerismo colectivo.  Y si esto fuer poco, en el siglo XVII surge un curioso e inquietante fenómeno: los “alumbrados, iluminados o aluminados”  Voy a definir un poco lo que significan estos términos:

El iluminismo es una doctrina mística basada en la creencia de una iluminación interior inspirada directamente por Dios. También es conocida con el nombre de alumbradismo y se desarrolla entre los siglos XVI y XVII por toda Europa, pero principalmente en España, en un pequeño círculo de religiosos, franciscanos, monjas y mujeres piadosas.

Se trataba de gente que decía recibir directamente de Dios y al margen de la Iglesia, una luz especial con lo que alcanzaban un estado de perfección similar a la santidad.

El término Alumbrado se aplica a los que tienen una gran vida interior, a los que alumbra el buen espíritu, pero poco a poco este término adquirió un significado peyorativo, hasta el punto que Santa Teresa de Jesús denuncia esa actitud y Fray Luis de León habla de ellos como “esos demonios de los alumbrados”.

Este fenómeno que llegó a reconocerse como herejía, fue un desviacionismo espiritual y moral, una actitud descarriada con apariencia de “santidad”. Era una manera de atribuir a Dios y a la Virgen fenómenos místicos que eran simples manifestaciones de mentes desequilibradas.

La primera vez que aparece este término en un texto español es en el “Tratado de las pestíferas bubas” escrito por el doctor Francisco de Villalobos en 1498 y por aquel entonces ya se consideraba herejes a estos iluminados: “gente nefanda digna de sufrir castigo de azotes y otros más grabes” dice Villalobos.

Pero cuando este mal se elevó a la categoría de lacra social fue con los sucesos del Convento de San Plácido en Madrid y en la localidad de Llerena en Badajoz.

El Convento de San Placido fue fundado en 1623. Sus fundadores fueron Doña Teresa Valle de la Cerda y Alvarado, y su prometido en aquellos momentos, Don Jerónimo de Villanueva un noble y asesor de la Corte.  Por algunos problemas de faldas y otras circunstancias, Doña Teresa Valle se dedicó plenamente a la vida religiosa y comenzó a servir a Dios desde esos momentos. Por votación de todas las hermanas del convento, Doña Teresa fue nombrada priora.

En el año 1628, se empezaban a escuchar relatos estremecedores, algunas hermanas comenzaban a comportarse de extrañas maneras,  algunos vecinos decían que habían visto como se contorsionaban en el suelo, como decían insultos y blasfemias, los ojos se les volvían, gritos desgarradores, poco a poco el rumor se extendió por toda la Corte. Por esas fechas, un apuesto párroco don Francisco García Calderón, iba por el convento a confesar a las hermanas. Poco a poco iban cayendo otras hermanas en ese extraño trance diabólico, en esa locura infernal, el párroco poco hacía o los problemas provenían de otra parte, la gota que colmo el vaso, fue que Doña Teresa Valle de la Cerda también cayó en esta rutina, y con ella fueron 25 las “endemoniadas”.

endemoniadas de san plácido

En los mentideros de la Corte no se hablaba de otra cosa, de las endemoniadas de San Placido, algunos lo achacaban a las continuas visitas de alguno nobles, nombres conocidos, como el Conde Duque de Olivares, el Rey Felipe IV y hasta el dueño de los terrenos y fundador del convento, Don Jerónimo de Villanueva,  este ultimo tenía una vivienda en la Calle de la Madera, con los muros pegados al convento, en el que hacía reuniones y juergas con los otros dos nobles,  las malas lenguas decían que comunicaba directamente con los claustros de las hermanas.

La inquisición por fin hizo su aparición, comenzaron con una exhaustiva investigación, con los interrogatorios de todas las personas que tenían relación con el convento, excepto por supuesto los nobles nombrados anteriormente.

Los interrogatorios de la Santa Inquisición comenzaron con las endemoniadas, lo primero que hicieron fue observarlas, a Doña Teresa la hicieron un interrogatorio bastante largo, y comenzaron a obtener sus primeros frutos, mandaron, interrogar a Don Francisco García Calderón, el confesor del convento, este cayó en varias faltas graves durante los distintos procesos, y se llegó a la conclusión que los causantes de esta desgracias, y estos comportamientos había sido Don Francisco García Calderón y Doña Teresa del Valle. Por lo que se ve pertenecían a la secta de los alumbrados, con unas creencias un poco libertinas. Este fue recluido de por vida en un convento y Doña Teresa pasó cuatro años recluida en otro convento de Toledo.

inquisicion

Como he explicado al principio las hermanas pertenecían a Orden de San Benito, esta orden se caracterizaba por las duras y austeras normas. El trabajo para esta orden lo era todo, las novicias en muchas ocasiones no tenían más de 12 años y las monjas más jóvenes 16. Las condiciones del duro trabajo, largos tiempos de ayuno y rezos continuados durante muchísimas horas, sin hablar con nadie sin beber, hacían que muchas de estas niñas cayeran en locura temporal y en tremendas depresiones, por lo duro del cambio de su vida cotidiana, de la aldea con su familia, a la más dura disciplina. Este confesor era apuesto, joven lo natural a esa juventud y belleza era enamorarse y despertarse en otras disciplinas mas sexuales, la Santa Inquisición dictaminó que muchas de estas fueron engañadas por este párroco el cual pertenecía a una secta de libertinos y Doña Teresa sabía de estos hechos y también cayó en la locura, pero en realidad ¿estuvo el Diablo en estas acciones o solo el deseo y el vicio, pecados tan humanos?

En Llerena, tres cuartos de lo mismo, el erotismo mistico degeneró en delirio, desenfreno y promiscuidad sexuales.

La sexualidad reprimida y el histerismo colectivo explican el drama de las infelices monjas o el de las beatas extremeñas que, creyéndose poseídas por el demonio, pasaban del éxtasis místico hasta la paranoia sexual. El alumbrado acaba entregando su alma a dios y su cuerpo al diablo.

El fenómeno social de la brujería se asemeja bastante a la sociedad política moderna, ya que muchas veces la brujería ha distraído a la gente para que no fijen demasiado la atención en otras cosas y, así mismo, ha permitido persecuciones e injusticias incalificables.

Los humanos necesitan de lo maravilloso, lo irreal y lo sobrenatural para vivir, soñar y olvidar. Igual ahora como en la antigüedad, desde la prehistoria, donde podemos ver a través de las pinturas rupestres, esas vivencias mágicas y rituales.

La sociedad actual está mucho más enferma de lo que estaban los brujos y brujas de Zugarramurdi, condenados por el Santo Oficio en 1610, y creo que estaremos todos de acuerdo en que a menudo, todos estos posesos, alumbrados, hechiceras, herejes, etc., no eran más que enfermos psíquicos, débiles mentales, personas histéricas e ignorantes que, en un ambiente propicio a la superchería terminaban siendo juzgados por unos jueces que estaban también condicionados por estos prejuicios tan de moda en la época.

Estos enfermos y débiles mentales creen percibir realidades donde no existen, tienen falsas percepciones, alucinaciones sensoriales, que son síntomas comunes en enfermedades psíquicas y también en intoxicaciones por alcohol y drogas.

En la personalidad histérica es normal un falseamiento de la realidad y al perder la conciencia de ella surge la “seudología fantástica” que arraiga en la obstinación y en la mentira, y muchas veces hay una completa ignorancia de la falsedad, es decir, estas personas no sabían que mentían o, algunas veces si saben lo que ocurre, pero piensan que no tienen otra salida.

El débil mental llama la atención no sólo por lo mentiroso que es si no también por sus ansias de figurar y son muy sensibles a la seducción y al convencimiento.

Pero si miramos la otra cara de la moneda, la de los inquisidores, en ella podemos encontrar una personalidad paranoide caracterizada por el orgullo, la desconfianza, inadaptabilidad social que les capacitan para el gobierno y la responsabilidad en cargos públicos, así como el egocentrismo, el exagerado sentido del honor, la hipocresía y el puritanismo obsesivo. Los inquisidores estaban convencidos de que tenían en su mano la verdad, pero por desgracia el carácter paranoide es también propenso al rencor, al resentimiento, la venganza y la crueldad, lo que no son muy buenas cualidades para ser un juez ecuánime.

Pero todo esto que ocurrió en los siglos XVI y XVII no terminó con el último auto de fe, siempre habrá débiles mentales, siempre habrá histéricos y psicópatas inestables que en aquellas épocas habrían sido encausados y condenados por el Santo Oficio. Hoy día nos encontramos ante nuevas modalidades de magia negra, brujería y alumbrados que prosperan porque seguimos rodeados e influidos por ritos seculares, por prejuicios mágicos y por la astrología con sus secuelas de adivinación y superstición. Y todo esto se acepta, y lo que es peor, se divulga en medios de información para gentes crédulas e incrédulas. Y de este modo sigue y seguirá habiendo brujería, con matices y formas diferentes, en consonancia con la realidad del momento actual. Las hierbas malditas, los pases mágicos, los viajes (astrales o alucinógenos) y todo lo esotérico, sobrenatural o prodigioso van adquiriendo nuevas fisonomías. Pero en esencia siempre será lo mismo, gente engañada, gente que deseaba engañarse y gente que se aprovechaba de esto para su propio beneficio, ya sea moral, religioso o económico.

videntes

Y espero que hayáis entendido un poco, con todo este rollo que os he largado, de que va el tema. Quisiera que entendierais cuando hablo de “brujas” que estoy hablando de personas normales, como cualquiera de nosotros, pero que en un momento dado se les dio ese calificativo por ciertas razones que interesaban, en ese momento histórico a la Iglesia, y que por causa de la ignorancia, la debilidad mental, la histeria colectiva, la sugestión, etc. fue magnificándose hasta hacer que las mentiras se convirtieran en realidades, los cuentos en leyendas y las leyendas pasan de boca en boca y viajan por el tiempo causando la curiosidad de experimentar en épocas modernas lo que antaño se tomó como una realidad. Y la historia se repite y las brujas perduran como personajes con poderes sobrenaturales. Y yo no soy quien para decir que no existan personas con ciertos dones o poderes especiales, pero si que os puedo decir que si en realidad existen esos poderes, todos podemos disponer de ellos, y que el que pretende vivir de ellos, realmente el único poder que posee es el de la charlatanería.

En fin, dicho esto, encauzaré esta sección en hablar de estas personas o personajes que, a lo largo de la historia de la humanidad, han destacado o se han hecho famosos por ser PERSONAS O PERSONAJES INSOLITOS.

Y ya que he estado hablando de brujas lo suyo es ya seguir con el tema, asi que voy a hablar de un caso de brujería en pleno s. XX. y un personaje llamado “el médico de la gracia”, que no necesariamente ha de ser una sola persona, si no un “tipo de persona” ya que “médicos de la gracia” ha habido y hay muchos, son algo así como un curandero. Pero para entenderlo bien voy a explicar primero lo que es “la gracia”.

La gracia es un poder de clarividencia que permite al que lo posee saber todo de todos los interlocutores con los que se enfrente; el que tenga este poder ha de hacer un uso muy juicioso de él y emplearlo casi exclusivamente en el arte de curar. Este “don” viene dado por una sola circunstancia: llorar en el vientre materno, aunque no se sabe si ese llanto es la causa o el efecto de tal poder. Una característica física por la que se puede reconocer al “agraciado” es una mancha cruzada en el velo del paladar. Así que si os han contado que llorasteis antes de nacer y tenéis una cruz en el paladar, podéis llamaros “agraciados”.

medico6

El caso que voy a relatar es totalmente verídico, este “medico de la gracia” procede de Extremadura y para poder ser recibido en su consulta se ha de solicitar hora con meses de antelación . Puesto que en Extremadura hay mucha gente que ha emigrado a otras zonas de España, este médico “entre comillas” periódicamente realiza una gira nacional para poder visitarlos in situ, y su estancia en cualquier localidad provoca serias aglomeraciones. Pero aún así, la consulta se realiza en un ambiente muy intimo. El paciente es recibido en una habitación sobria y tranquila donde se encuentra el “medico de la gracia” con su secretario y con un vaso de agua frente a él en el que se concentra. No existe ningún otro elemento más, como mucho un libro escrito en caracteres árabes, nunca latinos. El paciente no ha de hacer nada, solo sentarse y esperar, nunca debe informar sobre sus síntomas, es el médico quien le dirá donde le duele, la enfermedad que le aqueja y el tratamiento que debe seguir.

El secretario va escribiendo el tratamiento que dicta el médico, se lo entrega al paciente que paga sus honorarios, se lleva la receta y la cumple.

La actividad del “medico de la gracia” esta dentro de los conceptos medico-curandero-brujo y se centra exclusivamente en ese poder mágico que le permite adivinar la dolencia de su interlocutor sin necesidad de ningún tipo de informe o método deductivo, como harían los médicos profesionales, mediante exploraciones, análisis, etc. Este poder mágico, “la gracia” es por lo tanto lo que hace su diagnostico certero e infalible, ya que es realmente algo mágico, algo que el médico normal no tiene. El médico llega al diagnostico a través de un método científico en el que siempre quedará una duda racional. El curandero llega al diagnostico a través de informaciones directas del enfermo, y algunas veces de exploraciones basadas en prácticas tradicionales, por lo tanto tampoco utiliza ningún tipo de poder mágico. Pero que una persona sea capaz de darte un diagnostico totalmente mágico provoca un caudal inagotable de reacciones favorables.

Otra de las virtudes de este método radica en la semiclandestinidad o el semimisterio. Todo el mundo lo sabe pero aunque ninguna autoridad lo aprueba, tampoco hay ninguna que lo prohíba. ¿Este señor es médico? Nadie lo sabe, y esta duda le favorece precisamente por su carácter indeterminado, porque provoca el deseo de encontrar en el misterio de lo oculto lo que la luz del día nos niega. Cuando este personaje visita a un enfermo en un hospital se hace pasar por pariente, con la agradecida complicidad de la familia.

medico5

El tratamiento recomendado, aunque desde el punto de vista científico es bastante elemental por ser sensato y lógico, suele estar constituido por unas dietas o costumbres higienicas descritos con gran minuciosidad  y por una receta con especialidades farmacéuticas y formulas magistrales con sus dosis, y toda suerte de datos vienen dados con el mínimo detalle, incluso con graficas para facilitar su comprensión. Este tratamiento tan personal que considera a la persona, no como un caso más, sino como enfermo concreto, provoca una receptividad muy favorable al tratamiento.

Cuando van a la farmacia a pedir una de estas recetas se carga de un efecto psicológico ya que al paciente le prepararán “su fórmula” o incluso “su antibiótico” propio y personal, y esto sirve de coadyudante al efecto mágico que pasa de la magia del diagnostico al tratamiento.

Todo esto le aleja de la idea de curandero ya que utiliza productos registrados en la Direccion General de Sanidad y aunque tiene un gran conocimiento en herboristería no cae en la superstición de formulas que no estén reconocidas en la práctica farmacéutica. Además tampoco guarda relación con el curandero hábil en el arte de componer huesos ya que él nunca actúa directamente con el paciente.

Si el hecho de poseer la “gracia” acerca a este personaje al grupo de los brujos, el hecho de utilizar remedios científicos no lo aparta de este grupo ya que los brujos de todos los tiempos han utilizado para confeccionar sus filtros secretos los remedios de los que la ciencia disponía. Recordemos que en la edad de oro medieval, la alquimia fue una gran proveedora, ellos simplemente se limitaban a añadir su toque mágico. Por ejemplo un filtro de amor debía llevar algo del ser amado, cabellos por ejemplo, y en lo que hemos estado viendo de este tipo de personajes “agraciados” lo que le da la magia es ese toque personal que convierte una marca registrada en un antibiótico personal.

Y otro dato importante es el alto costo de la visita y el de la receta, a pesar de lo cual sus tratamientos se siguen religiosamente por pacientes que han rechazado, por caros, otros tratamientos más baratos impartidos por médicos de verdad. Este sacrificio económico del cliente unido a la creencia en la magia del diagnostico y de la receta hacen al tratamiento exitoso por necesidad, si el mismo tratamiento fuera gratuito perdería su efectividad ya que le faltaría el ingrediente de “sacrificio” que aporta el paciente.

Podemos decir, que estamos ante un hecho de brujería ya que el protagonista está convencido de su poder, miles de personas también están totalmente convencidas de ello y creen firmemente que hay otras personas que lo pueden tener, tanto, que hay muchas mujeres embarazadas que creen escuchar murmullos en su vientre, con la esperanza de oír algún llanto que les diga que su futuro hijo va a nacer con ese don.

PODÉIS ESCUCHARLO AQUÍ:

1 programa 02 09 12

http://www.ivoox.com/candil-insolito-2x01_md_1405088_1.mp3″ Ir a descargar

Categorías: Personajes Insólitos, Superstición, brujas, leyendas y tradición. | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Lilith Von Alexander (ART)

Mundos imaginarios

PsicoWisdom

Conocimiento, Comprensión y Explicación Humana

EL HOGAR DE LA FANTASIA

Aqui puedes encontrar informacion sobre seres mitologicos

franciscojaviertostado.wordpress.com/

franciscojaviertostado.com Historia, medicina y otras artes...

Etnicográfica

Blog de Antropología simbólica y literaria de Patricia Quintero

Maestros contra el Mundo Moderno

Silvana de Prado, una Maestra contra lo peor del Mundo Moderno. Maestra de Educación Primaria aunque también trabajé en Educación Infantil, Pedagogía Terapéutica y Atención Educativa Domiciliaria. En cada una de las publicaciones de mi blog encontrarás algo de interés. La mayoría son de mi autoría y algunas también cuentan con interesantes aportaciones de algunos colaboradores. Maestros contra el Mundo Moderno está aquí para decir NO a la estupidización de nuestra sociedad desde la tierna infancia. La pedagogía moderna tiene sus días contados y la regeneración pedagógica ya asoma por el horizonte...¿Estás en facebook? ¡Silvana de Prado también!. ¿Quieres colaborar enviando algún artículo, enlace o alguna de tus experiencias en la escuela que no gire en torno a las nuevas tecnologías? Si es así escribe a: silvanadeprado@gmail.com. ¡Hasta pronto!.

En la lista negra

Libros de terror y ensayo bizarro

Cosas del Vallès

"Com el Vallès no hi ha res"

Cultura Conectada

Magazín colaborativo de cultura contemporánea, creatividad y comunicación.

A %d blogueros les gusta esto: